Sociedad,  Sucesos

Simpas y reclamadores expertos durante el verano en España

¿Qué son los reclamadores expertos? ¿qué trucos emplean para no pagar en bares y restaurantes? Modus operandi, zonas sensibles y principales arquetipos de fraude

En España ya existen 325.000 bares y restaurantes que durante estos días “hacen su agosto” debido a la llegada de la época estival. El fenómeno simpa ya afecta a 1 de cada 2 locales en nuestro país y ya se ha convertido en un estigma difícil de vencer. Introducir un insecto en la sopa; simular un desmayo; programar el teléfono móvil para recibir una llamada “urgente” o distraer al camarero son malas prácticas desarrolladas por simpas (término utilizado para referirse a arquetipos de usuario que se marchan sin pagar). Los impagos suponen una falta de respeto hacia el sector y provocan un quebranto de moneda difícil de perseguir al ser un fraude de baja cuantía y no constituir una prioridad jurídica o policial de primer orden.

Existen perfiles victimológicos: locales ubicados en zonas turísticas; aquellos situados en grandes núcleos urbanos o los que disponen de terraza exterior debido a la mayor dificultad para vigilar a los clientes. Los ubicados en zonas rurales o pequeños municipios gozan de “mayor protección natural” ya que en los pueblos todo el mundo se conoce y la logística para la huida es más compleja.

Aunque se trata de fraudes de baja cuantía tampoco faltan impagos en comidas de empresa; bodas y banquetes afirma Francisco Canals, periodista y director del OEI. Se trata de simpas multitudinarios y constituyen otra modalidad en auge. Los reclamadores expertos han proliferado en España, algunos solicitan el libro de reclamaciones, son clientes “supuestamente insatisfechos” que piden una rebaja a cambio de no manchar su expediente.

YouTube se ha convertido el gran aliado de esta mala práctica, como si de un trofeo se tratara muchos usuarios exhiben sus acciones publicando videos e imágenes de la huida. La red se ha convertido en una industria para la formación continua, un espacio en el que no faltan foros con consejos, trucos y ejemplos para perpetrar la estafa con mayores garantías de éxito.

Existen “zonas sensibles” se trata de espacios que suelen elegir los simpa, las terrazas o mesas en el exterior del establecimiento facilitan la operativa de la huida, también las ubicadas junto al lavabo o la puerta de salida. Hay que desconfiar de usuarios que utilizan el móvil en exceso, también de las historias de viajeros perdidos o sin recursos que se presentan en el establecimiento solicitando un pequeño préstamo para pagar un billete de vuelta. Por último, Canals nos advierte de la creciente figura del < simpa senior >, una persona de considerable edad que se ausenta del local bajo el argumento de atender a su mascota atada a un árbol en el exterior del establecimiento. Algunos locales también aluden al arquetipo del < simpa vip > o perfil de un usuario bien vestido quien aprovecha su apariencia seria y elegante para generar confianza y no abonar la factura.